LO QUE NOS ENGORDA SON LAS EMOCIONES NEGATIVAS

foto chica y frutas¡¡Hola a tod@s de nuevo!! Os lo digo con una gran alegría porque me encanta encontrarme con vosotr@s aquí. Esta semana me ha costado encontrar tiempo para escribir porque es época de mucho trabajo en mi consulta y los horarios se dilatan mucho. Aún así, mi trabajo me hace pensar mucho en todos los aspectos que os pueden ayudar en vuestro adelgazamiento y que pretendo ir concretando en este blog. Mi trabajo, tanto en la consulta como en los tratamientos, tiene un componente básico y primordial que con el tiempo he considerado de un valor incalculable y es la importancia de ESCUCHAR. Si bien hablo mucho porque tengo que pasar mucha información, también comprendo que sabiendo escuchar aprendo y comprendo mejor cómo aplicar con mayor eficacia lo que cada persona necesita y le ayuda mejor en su tratamiento. Cada día escucho a muchas personas cómo viven su adelgazamiento, cómo llegaron a engordar, cómo piensan, sienten y viven sus vidas. Es inevitable que sea así porque considero mi labor como una “co-producción”, algo que se crea y se realiza en concordancia con cada un@ de mis client@s y la interrelación debe ser auténtica, personal y con absoluta complicidad en el objetivo a conseguir. Ya conocéis mi opinión sobre soluciones estándar, para todo el mundo igual, sin adaptaciones personalizadas. Pero hoy os quiero hacer partícipes de un denominador común que condiciona enormemente, no solo el que engordemos sino el que no consigamos adelgazar como quisiéramos: LAS EMOCIONES NEGATIVAS.

foto mujer

Muchas veces se come por ansiedad, porque se está triste, o porque se siente rabia o porque se siente frustración en algún aspecto de nuestra vida. Entiendo que en un adelgazamiento tenemos que tratar a la persona en su totalidad física y psíquica porque se generan oscilaciones de humor y rebotes de peso. Hay que utilizar la parte psicológica y mental y prepararse. Yo lo comparo con los deportistas que necesitan de un entrenador personal para un mayor rendimiento. Es muy importante tener una gran motivación y fijarse objetivos porque vamos a trabajar a nivel de hábitos; ya que si no cambiamos los hábitos, una persona adelgazará pero volverá a engordar.

chica luchando con la comida

Si bien la motivación la tienes que poner tú, has de buscar ese “coach nutricional”, ese entrenador que va a seguirte en tu adelgazamiento más allá de ponerte una dieta y revisarte cada cierto tiempo, suceda lo que te suceda.

Tu mundo emocional, aunque no lo creas, influye poderosamente en tu cuerpo. El sobrepeso es una consecuencia de muchas cosas pero su causa más profunda es el mensaje emocional que le envías a tu cuerpo para que se comporte así. Cuando una persona se siente insegura o amenazada por algo, empieza a generar la necesidad de protección, siente que debe estar a la defensiva, que tiene que esconderse o protegerse y, créeme que lo hace poniendo capas de grasa alrededor del cuerpo aunque nos lleve antes a comer mucho o mal.

emoticonos

También la ira acumulada, no expresada, es otra emoción que genera resentimiento y que podemos ir acumulando en forma de grasa.

No pretendo agotar en este post todas las experiencias contrastadas de que algo así sucede, porque tendremos ocasión de volver sobre ello más extensamente en otras publicaciones. Valga por ahora deciros, que no ignoréis ni menospreciéis vuestras emociones negativas como causantes y boicoteadoras de vuestros razonables deseos por adelgazar y manteneros saludables.

gordura emocionalHoy no os prevengo únicamente del uso y abuso de la “comida basura o comida chatarra” también os animo a desechar los pensamientos “tóxicos”, a “dejar pasar” esos “pensamientos basura” que te llevan a estados emocionales que te quitan fuerza y poder para conseguir lo que sea que quieres en tu vida.

gato y leon

¿Por qué no, antes de empezar cualquier dieta o plan de adelgazamiento, no comienzas con una Dieta de Depuración Emocional?

dia de sacar la basura

Mi recomendación por hoy es: “Toma, cada día, y cada vez que te acuerdes, pensamientos que te inspiren a darte seguridad y confianza en ti mism@”.

exito

Tu cuerpo y tu vida, te lo agradecerán.

6 thoughts on “LO QUE NOS ENGORDA SON LAS EMOCIONES NEGATIVAS

    1. tania cuenca

      Tú lo has dicho, el paso siguiente es comprender que cuando vigilamos nuestras emociones negativas y nos damos cuenta de ellas, lo siguiente es que cambiamos la actitud y lo difícil e incluso, lo imposible se pone a nuestro alcance. Y tú, bien sabes de ésto. Sigamos aprendiendo. Muchos besos.

  1. Mercedes R. Gª-Olías

    Gracias Tania, cariño; te sigo, aunque no siempre saque tiempo para comentar lo que escribes. Gracias por sacar el tema “emocional”; ciertamente lo esperaba como agüita de Mayo; antes de perder los 20 kilos que me “sobraban” y que no he vuelto a recuperar casi 20 años después, hice a la vez, una dieta emocional y el resultado ya lo conoces: me mantengo entre los 67 y los 70 Kg.

    Me encantan tus consejos de “estilo” y me río al recordar “la rabia que me daba” no encontrar cositas lindas de mi talla.

    1. tania cuenca

      ¡Qué alegría ver tu luz por aquí! Te agradezco infinito tus aportaciones y tu apoyo. Como siempre, un placer. Y ¿sabes? fuiste bella, eres bella y SIEMPRE serás bella. Todo mi amor.

    1. tania cuenca

      Ahhh, Ana, sí, las emociones… necesitamos de ellas pero hemos de seleccionarlas. No podemos cambiarlas pero ANTES que una emoción hay un pensamiento que la origina y SÍ podemos elegir y cambiar el tipo de pensamiento. Importante tenerlo en cuenta y practicar, practicar y más practicar. Gracias por tus intervenciones. Me encantan. Besos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>