JUSTIFICACIÓN PARA NO ADELGAZAR: FOFISANOS

fofisanos

El FOFISANO  (y su femenino, la FOFISANA) no deja de ser una simpática palabreja llena de inventiva lingüística y de pretendida reivindicación para hacernos sentir liberad@s de la supuesta tiranía y superficialidad que acompaña todo culto al cuerpo.

foto abrochándo barriga

Pareciese que, cualquier persona que necesita o pretende adelgazar lo hiciese movida, tan sólo, porque la sociedad o la moda así se lo impone o porque tiene su cerebro tan vacío, que le lleva a medirse y compararse solo con cuerpos esculturales y caras bellísimas. Tales personas, sin duda, requerirían la atención y cuidados de la psicología y de la psiquiatría en primera instancia y creo, a dios gracias, que sólo hablaríamos de una perjudicada minoría. Las demás, el resto de las mortales, solemos ser personas que sabemos de nuestra valía, que conocemos nuestras limitaciones, que sabemos qué nos conviene en nuestra vida y qué no, o vivimos la vida como un continuo aprendizaje que nos enseña y mejora según el momento. Antes o después nos volvemos conscientes de que nuestro cuerpo es para toda la vida y de que cuidarlo y mantenerlo bello y saludable no es nada superfluo. La vacuidad y la superficialidad no se encuentra en lo que hacemos con nuestro cuerpo sino en lo que hacemos con nuestro tiempo y con nuestras vidas.

fofisano

Me parece muy bien la reivindicación de quienes se saben fofisan@s y quieran mantenerse en ese estado pero, cada vez más sabemos que ese “estado” no existe, o al menos, no por mucho tiempo. Podrás seguir “fofo” o podrás seguir “sano” pero ambas cosas no se pueden mantener juntas por muchos años. Y veamos de qué estamos hablando.

Las causas por las que una persona llega a un sobrepeso, enfilando hacia una obesidad o ya instaurada en ella, nunca son elegidas consciente y deliberadamente. Más bien, obedece a un período de descuido por ansiedad, a un estado anímico, a ciertas circunstancias ambientales, personales o laborales, que le obligan a un cambio de hábitos, o debido a una enfermedad, al estrés, a una depresión….etc. Creer que una persona “toma la decisión de engordar” porque sí, es un engaño. Sí que me creo que una persona puede engordar o estar engordando sin que le salte ninguna señal de alerta durante un tiempo pero, tarde o temprano, se vuelve consciente de su situación y, con mayor o menor acierto, busca su anterior equilibrio. No lo hace por culto al cuerpo sino por culto a sí misma.

images (33)

Ser fofisan@ tiene sus limitaciones y tiene sus consecuencias, que no es la simple “liberación de los cánones estéticos”. Dependiendo de la edad a la que se disfrute la “fofisanez” o de cuantos años se permanezca en ella, el organismo y la salud (entendida como el equilibrio físico- mental- emocional) no permanece al margen de sus efectos. Nacemos con una estructura ósea determinada, preparada para sostener un cuerpo con agilidad y movilidad relacionada con un peso acorde. Engordamos porque comemos mucho o porque comemos mal. Engordamos porque nos movemos poco o nos movemos mal. Dejaremos al margen las cuestiones de disfunciones hormonales, que también tienen su tratamiento adecuado para ser controladas.

cansancio

La relación cuerpo-mente es una realidad. Mente y cuerpo están intrincadamente unidos. Un cuerpo que no se mueve es también una mente que no se mueve, que no tira de él. Un cuerpo al que le cuesta moverse o aceptar una alimentación saludable está unido a una mente igual de perezosa o lenta para reaccionar adecuadamente y ayudar al cuerpo. El cuerpo acompañaría así a una mente “floja” para ayudarle.

empiezo mañanaA mí también me resultaría fácil inventar un “palabro” para calificar otro estado; el “FOFIFLOJO” y animaros desde internet, como lo están haciendo con las mujeres que reivindican la belleza de los hombres con “barriguita o “fofisanos”, a que os suméis al club de quienes estén de acuerdo con no hacer el mínimo esfuerzo por mejorarse, ni física y ni mentalmente. Pero no sirvo para eso. Me satisface recomendaros que cuidéis vuestro cuerpo y vuestra silueta, como la bella manifestación de vuestros cuidados, refinamientos y mimos personales y que os mostréis tan bell@s y saludables por fuera como lo sois por dentro.

No se trata de que queramos todas convertirnos en Michelle Bündchen o en Claudia Schiffer, sino ser nosotras mismas admitiendo cómo nos gusta vernos y sentirnos, de verdad.

¿Qué será lo siguiente? ¿Dejaremos de estudiar porque no tenemos el coeficiente intelectual de Albert Einstein?

2 thoughts on “JUSTIFICACIÓN PARA NO ADELGAZAR: FOFISANOS

  1. Ana G R

    Siempre dando en la diana con los temas que abordas!. Animo con ellos!
    Buen verano y muy buenas vacaciones.
    Un Besazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>